El Periódico de Catalunya - Ed. General

Edición del Sábado 27 de Julio de 1985

página 025
¿Quieres comprar el PDF de esta edición
por sólo 0,89€? Pulsa aquí para comprar ahora.
Ver página en PDF

Transcripción automática del texto

Estrenan en Italia ?Job?, una obra del Papa Job, una obra teatral escrita hace 45 años por el Papa, se ha estrenado en el se minario de San Miniato, en la ciudad italiana de Pisa, con una versión actualizada en la que se incluyen referencias a las muertes de Aldo Moro y Popieluszko. (Página 26.) Manolo de la Calva y Ramón Arcusa vuelven a ser, durante el verano, como cada año, el histórico Dúo Dinámico, con sus can ciones de siempre y este fin de semana las interpretan en el parque de atracciones de Montju. (Página 26.) Su viuda, Alicia, sufrió un vahído al ver deslizarse el féretro hacia las llamas del crematorio? Madrid. Las cenizas de José Bódalo no serán esparcidas sobre el césped del estadio San tiago Bernabóu, como él quería, sino que reposan desde primeras horas de la tarde de ayer en un columbario del cementerio de la Almudena, de Madrid. En medio de emotivas escenas de dolor, los restos mortales del que fuera uno de los más completos intér pretes de la escena española, fueron incinerados, como era su voluntad, en el crematorio del re cinto.

   Tanto su viuda Alicia Fernán dez, que en los últimos días ha dado muestras de una gran ente reza de ánimo, como sus hijas Alicia, de 20 años, y María José, de 18, estallaron en lágrimas cuando el féretro comenzó a des lizarse lentamente hacia las lla mas. Alicia Fernández, se des moronó en ese momento. Toda su voluntariosa entereza desapa reció con la última visión del ataúd y cayó al suelo, víctima de un va hído, entre una nube de fotógra fos que los familiares a duras pe nas consiguieron despejar.

   Aplausos Media hora antes, cuando el cortejo fúnebre abandonó la sala número seis de la funeraria muni cipal, medio millar de personas rompió el silencio con un espon táneo aplauso que duró todo el tiempo que el coche con el féretro de Bódalo cubierto de flores invir tió en perderse en la M-30.

   En la explanada del cemente rio, a casi cuarenta grados bajo un sol implacable, la casi totalidad de los profesionales del cine y el teatro madrileños, consumieron en recuérdos las dos horas y me dia que requirió el proceso de cremación.

   Allí estaba Pilar Miró, en nom bre propio yen el del Ministerio de Cultura, evocando: ?el magnífico sentido del humor que poseía José Bódalo. Un actor ?dijo? ?que nos ha dejado a todos un poco más solos?.

   María Fernanda D?Ocoñ, compañera de Bódalo ?en tantos y tantos escenarios?, estalló en sollozos al abrazar a la viuda.

   ?Como actor era de los más grandes que hemos tenido en España ?musitaba? y como per sona fue durante toda su vida un caballero intachable, bondado soy honesto?.

   Autodidacta Mientras María José, la hija menor, se deshacía en lágrimas rodeada de familiares y a la som bra de una acacia enana, el direc-.

   tor teatral José Luis Alonso re construía para EL PERIODICO su dilatada relación con Bódalo, una relación que iba mucho más allá del simple contacto profesional.

   En sus valoraciones coinciden un buen número de otros actores y directores presentes en la Almu dena: ?Desde que entramos juntos en el María Guerrero, allá por 1959, con El jardín de los cere zos hasta La verbena de la Pa loma, en la que Bódalo hacía de don Hilarión, hemos trabajado juntos en 24 espectáculos. Era un autodidacta extraordinario que pasaba de una conversa ción intrascendente a ponerse en la piel de un personaje en po cos segundos; como si de pron to se sintiera iluminado. Era ca paz de estar hablando del último partido del Madrid y de pronto estremecerte con una interpre tación. Era bueno, buenísimo en todos los registros. Desde Elca cique, de Amiches, hasta el Ro mance de lobos, de Valle Inclán; tenía facultades para todo: la comedia o la tragedia. Yo sabía que donde colocaba a Bódalo, tenía resuelto un personaje bor dado. El había descubierto el arte de interpretar. Eso es un misterio que se descubre o no se descubre. Y él lo hizo?.

   José Luis Garci, que había di rigido a Bódalo en yo/vera empe zar, Manolo Galiana, que todavía recuerda vívidamente sutrabajo con el actor desaparecido en Tres sombreros de copa, de Mi hura, Manolo Zarzo, el amigo y compañero que llegó a donarle sangre de su grupo cuando fue preciso, hace siete meses, al co mienzo de la enfermedad, per manecían apesadumbrados a la puerta del crematorio.

   Alvaro de Luna, el actor que consideraba a Bódalo ?el más serio? de la escena española, no se cansaba de repetir lo mucho que había aprendido de él.

   Alfonso del Real, que acudió al cementerio con su propio utili tario repleto de amigos, había suspendido durante unos minu tos su función del teatro Maravi llas la noche del miércoles para que Jesús Puente anunciara al público la muerte de Bódalo. ?Se produjo un sonido similar al de un globo cuando se desincha y a continuación el teatro estalló en un aplauso enorme. Creo que fue el mejor homenaje que le podía rendir su público ?dijo?. Mu cho mejor que guardar el típico minuto de silencio?.

   Antonio Ferrándiz, desolado Antonio Ferrándiz, el hombre que compartió con Bódalo la ca becera del reparto de Volver a empezar, llegó a la funeraria apoyado en los hombros de dos acompañantes. Pálido y desola do. Para él, la mejor secuenciado aquella película ?era cuando Bó dale lloraba porque yo me iba a morir... Y es que sólo de pensar en esa posibilidad a Pepe se le saltaban las lágrimas, no tenía que fingir?.

   Hoy es Pepe quien se ha muerto de verdad. Y Chanquete, al igual que esos varios centena res de cómicos y dramaturgos que en los dos últimos días han desfilado ante el féretro del actor, está triste. ?La escena española está de luto ?decía María Fer nanda d?Ocon? porque se nos ha muerto uno de los mejores?.

   En círculos teatrales madrile ños comienza a perfilarse ya un homenaje al actor desaparecido que podría pasar por poner su nombre a un premio de teatro de futura creación. TVE, por su par te, está organizando un ciclo de películas protagonizadas por él, tras emitir anoche, en sustitución de Las aventuras del bravo sol dado Schweik, la obra Las seño ritas de Trévelez, J Fernández.

   ¡ IÓDICOt) Sábado, 27 de julio de 1985 El Dúo Dinámico canta en Montju.c El Papa, autor teatral 1 El actor Antonio Ferrandiz (foto izquierda) amigo y compañero de trabajo de José BódaIo, quiso darle un último adios. La viuda de Bádalo, a su llegada al cementerio José. Dódalo r aplauso su último y amigos LLOROS. Alicia y María José (sentadas en el banco), las dos hijas del desaparecido actor José Bódalo, no pudieron contener las lágrimas. Varios amigos y familiares trataron de consolar en su dolor a las dos muchachas ?Íbamos a irnos de vacaciones precisamente estos días?, musitaba con voz entrecortada Alicia Fernández, la mujer que estos días soporta todo el peso de la pérdida de su esposo. En efecto, Bódalo, su mujer y las dos hijas habían planeado irse a pasar el ve rano al chalet que la familia tiene en Las Matas El curso de la enfer medad ?un cáncer en el aparato urinario? evolucionaba favorable mente y desde el mes de marzo, en que había sido dado de alta en el hospital, José Bódalo debía someterse tan sólo a unas revisiones periódicas. La última, que tuvo lugar el pasado viernes 19, reveló un inesperado avance de la enfermedad. El martes, el equipo médico de la clínica Rubor decidió practicarle una intervención quirúrgica definitiva. Pero una vez en el quirófano, la operación se reveló inútil.

   Desde el quirófano, el actor fue trasladado ese mismo día a la uni-, dad de vigilancia intensiva del centro, donde falleció el miércoles a las 5,25 de la tarde.

   José Bódalo, de 69 años, comenzó a sufrir el maligno proceso que le ha llevado a la muerte el pasudo mes de diciembre, cuando se sometió por primera vez a una intervención en la vejigá.