El Periódico de Catalunya - Ed. General

Edición del Viernes 8 de Diciembre de 2006

página 056
¿Quieres comprar el PDF de esta edición
por sólo 0,89€? Pulsa aquí para comprar ahora.
Ver página en PDF

Transcripción automática del texto

(COLOR) - Pub: PERIODICO ND Doc: 05695M Red: 60% Ed: Primera EDICION Cb: 00 Enviado por: Dia: 07/12/2006 - Hora: 23:37 VIERNES 8 DE DICIEMBRE DEL 2006 56 Deportes el Periódico Barça, Madrid, Betis y Valencia tienen que exigir, a quien sea, que se enseñen pruebas Alguien tendrá que ir al juzgado Pérez de Rozas EMILIO Mirador E s evidente que cuando el río suena, agua lleva. Pero más evidente es que para que un medio tan prestigioso como Le Monde señale con el dedo a equipos como el Real Madrid, el Barça, el Valencia y el Betis ha de tener algo más sólido que unas fotocopias de unos apuntes hechos a mano sobre una programación física diseñada por un médico señalado por medio mundo como tramposo.

   Y si eso se hace sin haber contrastado la información con los implicados, entonces la duda empieza a ser algo más y se convierte en una acusación más de las muchas que se han lanzado sin pruebas. U otra artimaña de Eufemiano Fuentes para intentar salir indemne del lío en el que se ha metido por sus prácticas poco transparentes.

   ¿Que no ha de ser la prensa quien aporte esas pruebas? Bueno, pero tampoco debería ayudar a difamar, sin documentación arrolladora, cierta, las conquistas logradas por esos equipos en la última temporada. Entre ellas, mira por donde, la Copa de Europa del Barça.

   Hace años supimos que aquel famoso beso de los enamorados que el fotógrafo Robert Doisneau inmortalizó en París en 1950 no era real. Ni eran pareja, ni estaban enamorados. Fueron actores contratados por el retratista. Sabemos que hasta el New York Times ha tenido que pedir perdón por reportajes que han estado a punto de ganar el premio Pulitzer y que eran falsos.

   Esperemos que el investigador de Le Monde tenga, insisto, algo más que fotocopias para defender que barcelonistas, merengues, béticos y chés han acudido a la consulta de Fuentes para mejorar el rendimiento. Lo digo porque también ha habido informadores que han dudado del brazo izquierdo de Rafa Nadal y, que sepamos, aún no les ha pasado nada. Pero lo sabremos, porque los Nadal sí decidieron defenderse de esa difamación en los tribunales.

   Como deberían de hacer mañana mismo Barça, Madrid, Betis y Valencia, interesados, supongo, en llegar al fondo de este asunto. Claro que a Ernesto Bronzetti, agente de Antonio Cassano, no le pasó nada por decir que algunos valencianistas de la época de Claudio Ranieri y Héctor Cúper eran clientes de Fuentes.

   El escándalo del dopaje 3 Los métodos del denunciante Páginas 54 a 57 888 Jeringuillas en el vestuario Fuentes fue asesor ergogénico del Las Palmas hace cinco años ll Trabajaba por su cuenta, a veces de madrugada, y hubo un gran escándalo al aparecer unos inyectables en Vallecas SERGI LÓPEZ-EGEA BARCELONA Llegó sin presentarse, por sorpresa, sin que nadie lo supiera, ni siquiera el cuadro facultativo del conjunto de Las Palmas, que por aquella época ?temporada 2000-01? militaba en Primera División. Eufemiano Fuentes era el médico oficial de la escuadra ciclista Kelme, pero aceptó la propuesta del presidente del equipo canario, Manuel García, de convertirse en el asesor ergogénico para aumentar la potencia muscular de la plantilla, en donde militaban por aquel entonces, entre otros, Josico (hoy en el Villarreal), Guayre (ahora en el Celta) y Schurrer (Málaga).

   «Lo que quiero yo pillar es un buen equipo de fútbol. Allí es donde está el dinero. Mi mujer no quiere que viaje tanto». Era un comentario habitual de la época. Los auxiliares del equipo ciclista recordaban ayer esta frase que Fuentes pronunciaba asiduamente cuando se reunían alrededor de una mesa o con una cerveza en la mano.

   Imposición presidencial En la temporada 2000-01 Arturo Gómez era el jefe de los servicios médicos del Las Palmas. «Fuentes nunca fue un médico de mi equipo. Llegó como una imposición del presidente. En lo personal siempre tuvimos una buena relación. Pero jamás, jamás, aprobé sus métodos de trabajo», explicaba ayer este especialista desde Gran Canaria.

   Nunca se escribió una nota, ni se convocó una conferencia de prensa para comunicar la llegada de Fuentes. «Se dejó ver un buen día por los entrenamientos. Nos sorprendió a todos porque Eufemiano es muy conocido en Las Palmas. Luego, cada vez aparecía con mayor frecuencia; así que todos comprendimos que estaba colaborando con el equipo», indicó ayer uno de los periodistas canarios que seguían el día a día del equipo aquella temporada, en que el equipo acabó 11°, un éxito para un club modesto que acababa de abandonar el pozo de Segunda.

   Fuentes consiguió un despacho.

   «Lo tenía en el estadio, cerca del vestuario», recuerda el doctor Gómez. Por allí pasaban algunos jugadores. «Era su consulta. Jamás supe qué recetaba a los futbolistas.

   Ellos hablaban de un tratamiento con suero. Él iba por libre y los otros cinco médicos, en cambio, trabajábamos en equipo». Las primeras apariciones de Fuentes datan de noviembre del 2000. Se desvinculó del club en mayo del 2001. Las relaciones con Arturo Gómez nunca fueron buenas.

   El 13 de diciembre del 2000 el conjunto canario se desplazó a Asturias para jugar la Copa del Rey contra el Sporting. El equipo y los enviados especiales ocupaban habitaciones en el Parador de Gijón. «Después de cenar, los periodistas salimos a tomar unas copas. Cuando llegamos al parador de madrugada nos encontramos a Fuentes. Acababa de llegar en coche. Lo recuerdo entrando a la recepción con un maletín en la mano», afirma el informador canario.

   Fuentes se unía a la expedición del Las Palmas en todas las ocasiones posibles, casi siempre que se lo permitía su trabajo oficial con el Kelme. Pero siempre viajaba al margen del grupo. Se hospedaba en el mismo hotel y pasaba visita en las habitaciones. «No toda la plantilla quería ser tratada por Eufemiano. Solo un 40% de los jugadores aceptaron sus métodos».

   El doctor Gómez prefiere no descubrir a los jugadores que confiaron en su colega.

   Ambiente deteriorado «Quise cortar el tema. No me gustaba contar con su colaboración en el equipo. Lo creía muy poco elegante. Los jugadores que no eran tratados por Fuentes también se mostraban felices con su rendimiento y decían que no necesitaban su ayuda», añade el doctor Gómez. El ambiente entre el cuadro médico del conjunto insular se iba deteriorando.

   Llegó entonces el escándalo. Partido de Liga en Vallecas. Fuentes entra en el vestuario. Rayo y Las Palmas empatan (1-1). La expedición canaria parte con rapidez hacia el aeropuerto de Barajas. Los servicios de limpieza del conjunto vallecano entran en la caseta visitante y encuentran varias jeringuillas esparcidas por el lugar. Nunca fueron llevadas a un laboratorio para ser analizadas. El doctor Gómez no quiso saber el fármaco que contenían. «Siempre hablaba de vitaminas», comenta el galeno.

   La situación entre los médicos ya se hizo totalmente insostenible.

   Fuentes siguió compaginando fútbol y ciclismo. Sucedió en el año 2001, el mismo en el que Ángel Casero ganó la Vuelta asesorado por Eufemiano ante Óscar Sevilla, ahora implicado en la operación Puerto, y que era corredor suyo. Dos años más tarde se desvinculó oficialmente del Kelme, aunque siguió con su consulta abierta... hasta el amanecer. H 3 LA PLANTILLA Solo el 40% de los jugadores insulares aceptaron los consejos 3 LA PRESCRIPCIÓN «Hablaban de unas vitaminas y también de un tratamiento con suero» ARCHIVO / JUAN MANUEL PRATS 33 Excarcelado 8 Fuentes, entre su madre y su abogado, al dejar la prisión de Soto del Real, el 27 de mayo.

   3 LA QUEJA El exjefe médico del equipo, Arturo Gómez, dice que no sabía qué recetaba su colega